Estreno del E-Bugster en Asia ¡Un Beetle eléctrico!

¡The Beetle!: sucesor de un icono automovilístico. El nuevo modelo es el Beetle más deportivo de todos los tiempos. Con motivo de la celebración del Salón del Automóvil “Auto China 2012” en Beijing, Volkswagen demuestra por primera vez en Asia que la deportividad que ofrece el Beetle puede transferirse también a un Beetle con propulsión puramente eléctrica. Una prueba de ello es el modelo E-Bugster, un Beetle-Speedster biplaza de 85 kW de potencia que acelera de 0 a 100 km/h en tan sólo 10,8 segundos con cero emisiones y ofrece unas proporciones muy atractivas.

Blue-e-Motion para un futuro limpio. El corazón eléctrico del E-Bugster late en el frontal y pesa solamente 80 kg. La energía necesaria para propulsar el motor eléctrico se almacena en una batería de litioión cuyos módulos se ubican detrás de los asientos delanteros para ahorrar espacio. La densidad energética de 28,3 kWh se traduce en una autonomía urbana mínima de 180 kilómetros. Esta distancia es más que suficiente para realizar la mayoría de los desplazamientos diarios al lugar de trabajo y regreso al hogar, incluso en un país de grandes dimensiones como es China. La rápida función de carga de las baterías permite “repostar” el E-Bugster en las estaciones de carga en tan sólo 35 minutos. La batería del E-Bugster puede cargarse en casa a través de una toma de corriente convencional. El conector del cable de carga se encuentra situado en el área de la columna C, debajo de la tapa del depósito convencional.

Gracias al nuevo ‘Sistema de Carga Combinada’ (Combined Charging System), el E-Bugster puede “repostar” indistintamente mediante diferentes estrategias de recarga a través de un solo conector.

Dos de estas estrategias de recarga son:

• La carga de corriente alterna monofásica y

• La carga ultra rápida de corriente continua (Quick charge) en las estaciones de recarga.

Este nuevo estándar industrial internacional, a disposición de todos los fabricantes automovilísticos, va mucho más allá del conector único para los vehículos eléctricos futuros, ya que, en el ‘Sistema de Carga Combinada’ han sido implementados también los controles de carga y la arquitectura eléctrica de todas las estrategias de carga existentes. En consecuencia, el Sistema de Carga Combinada no sólo reduce los costes, sino que también fomenta la expansión de la movilidad eléctrica en todo el mundo.

Recarga de la batería mediante el freno. El conductor puede reconocer la cantidad de energía que está consumiendo al accionar el acelerador “eléctrico” del E-Bugster mediante el indicador del rendimiento. Además, son también disponibles un indicador de la autonomía y un indicador del estado de carga de la batería. 

 La novedad a bordo del Beetle es un instrumento mediante el cual el conductor puede consultar la intensidad de recuperación de la energía. El concepto ‘recuperación’ se refiere a la recuperación de la energía de frenado: tan pronto como el conductor levanta el pie del acelerador y/o frena, la energía cinética resultante se transforma en energía eléctrica y se almacena en la batería aumentando la autonomía del E-Bugster. Volkswagen denomina la unidad de propulsión completa ‘Blue-e-Motion’.

Visión convertida en versión. ¿Bugster? Me suena a algo. Claro: ¡Ragster! Fue en el enero del 2005. En Detroit. Volkswagen presentaba el New Beetle como versión Speedster equipado con un ‘Ragtop’ plano (techo corredizo eléctrico) – el Ragster. Un diseño visionario del Beetle del futuro. Más ancho, más bajo, más deportivo. El lema de 2005 en cuanto a la viabilidad del prototipo era: “Todo es imaginable”. El lema del 2012 es: “Todo es realizable”. El concepto Ragster – más ancho, plano y deportivo – se hizo realidad (exceptuando el Ragtop) en octubre de 2011 con la presentación del Beetle actual. ¿Por qué se le denominó al nuevo modelo E-Bugster? La respuesta es fácil; el nombre es una combinación de tres conceptos: la denominación adicional “E” para los modelos eléctricos, el apodo americano para el Beetle “Bug” y el concepto genérico “Speedster” que significa biplaza descapotable.


Proporciones de un deportivo. El modelo E-Bugster es un Beetle con un diseño exterior tan dinámico, que prácticamente podría decirse que se trata de un deportivo. El E-Bugster tiene una altura inferior a 1.400 mm, aproximadamente 90 mm menos que el 

modelo con techo cerrado, y ofrece unas atractivas proporciones que le confieren un aspecto muy vigoroso. A su vez, aumenta el ancho en 30 mm a 1.838 mm y la longitud de 4.278 mm permanece invariable. El E-Bugster refleja una dinámica muy individual, independientemente del ángulo desde el que se le observe. Los detalles de la versión básica se completan con nuevos elementos de diseño. El hecho de que el prototipo tenga el aspecto de haber salido de una sola fundición se debe a un detalle muy simple: el equipo de diseñadores del Beetle ya había detectado con el radar de posibilidades todos los modelos derivados del futuro durante el desarrollo del modelo de serie comercializado en octubre de 2011. De este modo surgió un ‘Speedster’ con motor eléctrico: el E-Bugster.

Frontal y zaga del Bugster. Uno de los detalles más llamativos del frontal es su ancho y plano parabrisas cuyo cristal se extiende lateralmente hasta las columnas A. El E-Bugster, equipado con faros LED, se diferencia del Beetle de serie, entre otros detalles, en su parachoques completamente individualizado: a la derecha y a la izquierda de la gran entrada de aire se ubican cintas LED para la luz diurna en forma de ‘C’ (la cinta LED derecha es, naturalmente, una ‘C’ en posición invertida). Este tipo de ubicación y diseño de las cintas LED para la luz diurna se ha convertido en una especie de sello de los prototipos eléctricos de Volkswagen desde que se estrenara el e-up! en Europa (Concept Car). Estos elementos de diseño aparecen también en la zaga rediseñada como faros traseros con una forma modificada. La ancha luna trasera del E-Bugster demuestra que las ventanas traseras de los speedster también pueden ofrecer una gran visibilidad. 

Silueta del Speedster. Los rasgos distintivos de un Speedster son ventanas planas y techo bajo. ¡El E-Bugster los tiene! La silueta del E-Bugster se caracteriza por los típicos pasos de rueda expuestos y llantas de 20 pulgadas con neumáticos 235/35 R 20, una versión de mayores dimensiones derivada de las llantas de 18 pulgadas del tipo “Twister” del Beetle. Entre los guardabarros se encuentra situada la “V” del flanco, elemento típico que viene caracterizando a todas las versiones Beetle de la historia. 

Partiendo de las estriberas, nuestra mirada se deslizará por la homogénea y lisa superficie de las puertas y la concisa moldura que se extiende por encima de los tiradores de las mismas. El Beetle comienza a convertirse en Speedster a pocos centímetros por encima de este área: los diseñadores prolongan la línea cromada del borde inferior de la ventana hacia atrás haciéndola discurrir ahora, como en su día en el New Beetle Cabriolet, de columna A a columna A. Sobre esta línea cromada se ubica la capota rígida del “Bug” en forma de arco plano. El radio del techo sigue el borde superior de las ventanas laterales al estilo clásico de los Speedster. La distancia entre el borde inferior cromado de la ventana y la línea superior del techo es de solo 400 mm. ¡Como debe ser tratándose de un Speedster! 

Progresivo interior. La combinación de alta tecnología y dinámica se refleja también en el interior. Los asientos deportivos y el túnel central continuo, pintado del color de la carrocería, acentúan la deportividad del E-Bugster. La utilización del aluminio como material para los abridores de las puertas y las guías del cinturón de seguridad, así como el diseño del volante, con carácter de construcción ligera, enlazan adicionalmente el diseño interior y exterior. El proceso de arranque del E-Bugster se convierte en toda una atracción: la tecla de arranque del sistema “Start/Stop” no sólo arranca el motor, sino que al mismo tiempo pone en marcha un efecto luminoso que sumerge el interior del E-Bugster primeramente en un tono blanco y seguidamente en un tono azul. Comenzando por un impulso que parte del salpicadero, se abre una cortina luminosa y una línea de luz de sólo un milímetro de ancho en los reposabrazos de las puertas y alrededor de las salidas de aire – todos estos detalles representan una especie de despertar óptico del E-Bugster.28

 

 

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política